Post sobre

¿Has tenido la experiencia de ser el único huésped en un hotel?

A veces suceden eventos insólitos en nuestra vida y este, es uno de ellos.

Indice

[ez-toc]

¿Cómo comenzó todo?

En el mes de mayo de 2020, realicé un vuelo humanitario desde Sydney (Australia) hacia Bogotá (Colombia), dado que era la única forma de viajar en la pandemia del Covid-19.

Para poder acceder al vuelo humanitario, tenía que entregar una declaración juramentada con el sitio donde pasaría la cuarentena, el cuál debía ser en Bogotá, porque era el primer sitio al cual llegábamos. Le pregunté a mi hermana que vive en Bogotá si era posible quedarme en su apartamento y se notaba a la legua que no quería, así que decidí pasarla en un hotel, que se encontraba dentro de un listado que había entregado la Cancillería colombiana. Hice la reserva por Booking vía internet y cuando llamé me dijeron que el hotel estaba cerrado, pero que podía llegar allá. Tuve muchas dudas al respecto, más lo único que podía hacer era confiar en que todo saldría bien.

Llegué al hotel y efectivamente, estaba cerrado. Me asignaron una habitación muy confortable, y aunque estaba demasiado cansada por el viaje, no pude dormir, como también llevaba más de 15 horas sin comer nada.

Como no conocía los protocolos del hotel, recibí el desayuno en el restaurante, que estaba solo para mí. Aunque mi habitación era muy confortable, no le entraba la luz del día, entonces, solicité un cambio de habitación donde pudiera recibir el sol, así diera contra una avenida que tiene alto flujo vehicular y por ende, había mucho ruido. Creo que fue la mejor decisión que tomé, porque los días siguientes no fueron nada fáciles.

¿Qué vino después?

Me informaron de la administración del hotel que yo estaba en cuarentena total y por ende, no podía salir ni siquiera de la habitación, veía a mi familia desde el balcón de la misma, me llevaron un mercado para picar entre comidas, a veces me llevaban el almuerzo, pero no podían hacerlo todos los días, era muy triste tener que verlos a la distancia. Después, comencé a pedir domicilios, aunque no me gustaba casi la alimentación, pero debía comer.

Los alimentos y domicilios los dejaban en una mesa dispuesta en la puerta de la habitación y cualquier cosa que requiriera, lo hacía llamando a la recepción del hotel, donde me contestaba el portero de turno. Para el arreglo y aseo de la habitación, iba una empleada del hotel cada día de por medio y mientras ella hacía sus menesteres, con guantes, tapabocas, una máscara de plástico que le cubría la cara, gorro para la cabeza y un traje que parecía como de astronauta, yo debía permanecer en el balcón, de modo que no hubiera acercamiento entre las dos. La señora también me preparaba el desayuno y aunque siempre tuvo un trato muy cordial para conmigo, yo sentía que me trataban con desconfianza, como si tuviera el virus.

Como en las noches estábamos solos el portero y yo, a veces me entraba la desconfianza que él pudiera hacerme algo; sin embargo, lo único que podía hacer era encomendarme a Dios y confiar que era una persona respetuosa. Y así fue.

Me demoré más de 15 días para adaptarme al horario de Colombia, pues la diferencia con Sydney es de 15 horas en otoño. Además, como Bogotá está a 2.600 metros sobre el nivel del mar y yo venía de una región costera, me dio mal de altura, el cual consiste en un terrible dolor de cabeza, que era como si esta se me fuera a estallar. Dormía en el día y velaba en la noche. Comencé a meditar y a hacer yoga antes del desayuno y como me dio mareo, tuve que suspender esta actividad. Aunque conversaba todos los días horas y horas con mis familiares y amigos, oraba, meditaba, escuchaba charlas de crecimiento personal, tomaba el sol, llegó un momento en el cual me quedé sin energía, sin fuerzas, como con una especie de depresión y lo único que me provocaba era dormir.

El momento más feliz fue el de la salida del hotel y al llegar a la casa de mi hermana, donde pude abrazarlos por primera vez en mucho tiempo. También estoy muy agradecida con Dios y con la vida que, dos días después de haber cumplido la cuarentena en el hotel, pude compartir mi cumpleaños en familia, me sentí acogida, mejor dicho, me atendieron como una reina. ¿Qué más puedo pedir?

Cuando te pasan este tipo de cosas, puedes valorar más a tus seres queridos y amigos. Lo más importante es el tiempo que puedes compartir con ellos, no las cosas materiales, pues éstas vienen y se van.

Seguir leyendo

Experiencias

Experiencia en Belmira

En esta oportunidad les quiero compartir mi experiencia de nuestra salida a Belmira, la cual fue muy especial, en donde, el común denominador fue el

Seguir leyendo
Australia

Wollongong

Wollongong es una ciudad turística y costera. Dentro de las múltiples actividades para hacer, visitaremos Fokuangshan Nan Tien Temple, el tempo budista más grande del hemisferio sur y el Wollongong Botanic Garden.

Seguir leyendo

Síguenos en nuestras redes